Contigo pan y palabras
Menu
Facebook Twitter Rss

Extraña en tus brazos

2017-06-02 - Microrrelatos
Extraña en tus brazos

Extraña en tus brazos, me sentí extraña en tus brazos. Yo no estaba acostumbrada a que me trataran así, tan dulcemente, con esa dedicación, con esa entrega. Hubo un momento, como un paréntesis en aquellos renglones de placer, en que sentí que me engañabas, presentí que volvía a ser un encuentro fallido, como las experiencias anteriores.

Sólo unos días antes de conocerte pensé que jamás volvería, no ya a enamorarme, sino a verme con un hombre a solas. Luego vi tu sonrisa, esa mirada que parecía dar todo y no pedir nada, esas formas respetuosas, que era exactamente lo que yo pedía; yo no pedía que como los anteriores  me llamaran guapa, que alabaran mis partes más femeninas, cosa que en aquel entonces, tonta de mí, como si aquello importara, agradecí. Fue tu forma de tratarme, de igual a igual, de persona a persona, lo que me hizo primero confiar en ti, y después, cuando me lo pediste abrirte mis brazos.

Y cuando nuestra confianza fue plena, cuando decidí darte lo que otros me robaron, descubrí que el respeto puede llegar a todas partes, también a la intimidad del dormitorio. Porque contigo, amado mío, descubrí muchas cosas que anteriormente se me ocultaron, como el intenso placer que pueden producir las yemas de los dedos, las palabras dulces, un beso en la mejilla o una mano en el pelo.

Contigo, he empezado a creer en el destino. Tengo el convencimiento pleno que tú eras mi premio al final de un horrible camino, la recompensa por el sufrimiento habido, la resurrección después del vía crucis que fueron mi primer marido y el hombre, no menos malvado, con el que me relacioné después.

Apareciste en el momento preciso, cuando mi vida se nublaba, cuando mi futuro se borraba consecuencia de las tinieblas de mi presente y la negrura de mi pasado. Tú fuiste un soplo de vida, el viento que alejó la niebla y trajiste la luz a mis días.  Gracias por ello, amor.

 

# # #

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *