Contigo pan y palabras
Menu
Facebook Twitter Rss

Prefiero no pensar

2017-03-04 - Microrrelatos
Prefiero no pensar

Prefiero no pensar que no te voy a ver más, porque cuando me dejo llevar por ese torrente triste de mi pensamiento, termino desembocando en una mar profunda de aguas oscuras, y me entristezco hasta no ser capaz de respirar. Luego viene el ahogo, el sollozo, el dolor indescriptible que me provoca tu ausencia y tu recuerdo.

Sin embargo, cuando miro atrás me doy cuenta que no te di muchas señales de amor, que recuerdo vagamente una caricia, un momento de ternura. Nunca fuimos muy de demostrarnos los sentimientos, de desnudarnos emocionalmente, y ahora yo, cuando tú no estás, me arrepiento de ello. Es esa ley humana que se cumple siempre: sólo apreciamos algo cuando lo perdemos.

Es ahora cuando veo tu grandeza, lo que suponías a mi lado, el peso que tenías en mi vida, aunque yo entonces no lo apreciara. Te doy las gracias por ello. Me gustaría volver atrás. ¡Qué tonto! ¡Cómo si no supiera que mirar atrás se hace sólo para recordar! Para aprender, quizás también.  ¿Pero, cambiar? Nada se puede cambiar. Sólo el presente, y eso ya no me sirve, porque tú no estás desde que aquel coche te sacó de mi vida.

No es sano dar vueltas al pasado. La psicóloga fue clara, hay que mirar a adelante, no sirve de nada dar vueltas a lo que ya no tiene solución; el tiempo es un juez inapelable. Pero yo sigo hundido en aquel verano  de hace dos años, cuando decidiste ir a la piscina. Si te hubiera acompañado, habríamos ido en coche, o si te hubieras quedado conmigo en casa, o si ese hijo de puta no se hubiese drogado, o mejor aún, si se hubiera estrellado contra un muro y le hubiera reventado la cabeza contra el mismo cristal que tú terminaste rompiendo.

Dos años después del accidente, homicidio imprudente, no me importa que ese mierda siga libre, sólo me duele tu ausencia, no haberte dicho más veces te quiero, y prefiero engañarme, y no pensar que no te voy a ver más, y esperar encontrarte en casa. Al mediodía. No. A la noche. No. Mañana. No

Es entonces cuando te imagino lejos, miro al cielo, al mismo que tú estarás mirando, y hablo contigo.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *